Qué sucede si mezclas Coca-Cola con Mentos

 

 

Seguramente habrán escuchado oír que estamos ante la presencia de una mezcla explosiva, y este dato no es para nada erróneo.

 

Para comprobarlo sólo basta una botella de Coca-Cola común o Light y unas 4 o 5 pastillas de Mentos. Primero serviremos un vaso de Coca-Cola para dejar un espacio considerable en la botella. Luego colocamos rápidamente los 4 o 5 Mentos por el pico de la botella y, a continuación, veremos lo que sucede.

 

Podremos observar que del pico de la botella saldrá a alta presión el contenido de la misma y en estado burbujeante, ¡pudiendo alcanzar hasta metros de altitud!

 

 

Pero… específicamente, ¿qué sucede si mezclas Coca-Cola con Mentos?

 

Las moléculas de agua en el interior de la botella se encuentran unidas entre sí por enlaces de hidrógeno, manteniendo encerradas en su interior a las moléculas gaseosas de dióxido de carbono. Al introducir las Mentos, que contienen goma arábiga, generan la ruptura de la tensión superficial de las moléculas de agua, ya que ésta disuelve las cadenas de agua, provocando la liberación de las moléculas gaseosas de dióxido de carbono.

Al combinar los Mentos en la Coca-Cola la textura rugosa de estas pastillas favorecen la formación de burbujas que, sumado a los cambios físicos arriba mencionados, origina el efecto desbordante del liquido hacia afuera de la botella pudiendo alcanzar varios metros de altura.

El experimento suele hacerse mayormente con Coca Cola Light ya que debido a su contenido especial de aspartamo, utilizado como edulcorante en reemplazo del azúcar, favorece una mayor explosión. Cabe aclarar, que el experimento funcionará con cualquier otra gaseosa ya que como veremos el ingrediente fundamental es el dióxido de carbono agregado al agua bajo presión para generar el efecto burbujeante.

 

Presiona AQUÍ si quieres conocer los efectos de esta misma mezcla al ser consumida por el organismo humano.

 

 

 

 

Dejá una respuesta