Qué sucede si nadie me quiere: En este artículo trataremos de darte una buena respuesta si lo que te preguntas es “qué sucede si nadie me quiere”.

Qué sucede si nadie me quiere

Fuera de la broma de la imagen de El Gato con Botas ilustrada como ejemplo de esta situación, mucha gente por lo general cae en sentir algo similar comúnmente.

La cuestión de los vínculos sociales toma una central importancia en esta sociedad donde se tiende cada vez más predominantemente al individualismo de las personas en sus vidas cotidianas.

Si bien es necesario saber estar solo y poder tener una energía propia segura y firme frente a los avatares (o caminos) de la vida, también es preciso reflexionar que somos seres sociales y no podemos estar solos por mucho tiempo sin sentirnos frustrados o desanimados por ello.

En este artículo trataremos de darte buenas sugerencias prácticas y respuestas si lo que te preguntas comúnmente es “¿Qué sucede si nadie me quiere?”. Que esta pregunta no te perturbe más, aquí vamos a tratar de ayudarte a que sepas cómo solucionar esta situación.

Qué sucede si nadie me quiere- Una revisión auto crítica hacia  adentro

Algo que es completamente necesario para poder mejorar tus vínculos sociales e integrarte en grupos de personas, es el hecho de poder ser autocrítico/a y plantearte seriamente qué es lo que puedes hacer para cambiarlo. Incluso quizás no es que no te quieran, recuerda que todo es interpretado por tu mente. Tal vez sólo te pones en un lugar de víctima que no te favorece y no es agradable para quienes tienes alrededor.

Un aspecto importante es cuánto te sientes capaz de ponerte en el lugar de los demás. A esto se le llama tener empatía con los demás. La empatía es lo que tejerá un puente con otros y te permitirá generar confianza con los demás. No puedes hacer nada solo/a en verdad, y de la misma manera que necesitas a los demás, ellos también te necesitan a ti. Mira más allá de ti, toma la mano de los demás y deja que tomen la tuya. Aventúrate, el que no arriesga no gana, ni aprende.

Por otra parte, no sólo hay que considerar las necesidades, sino también y sobre todo que empieces a darle la importancia que se merece al hecho mismo de compartir y disfrutar buenos momentos en compañía. De hecho existen estudios que demuestran que las personas que poseen más vínculos con la comunidad y saben vivir sus vidas aprovechando los momentos y las reuniones sociales, viven más años y con una mayor calidad de vida.

 

Dejá una respuesta