Que sucede si tengo mala circulación: Te respondemos a la inquietud, que sucede si tengo mala circulación y te damos algunas ideas para solucionarlo.

Que sucede si tengo mala circulación

Dependiendo de la gravedad de la disminución en la circulación será que sucede si tengo mala circulación. En este post abordaremos una dismQue sucede si tengo mala circulacióninución leve de la circulación, por ejemplo la que produce manos y pies fríos. 

El ejercicio realizado habitualmente y el consumo de verduras de hoja favorece la buena circulación ya que ayuda a fortalecer la sangre.

Que sucede si tengo mala circulación- Algunas sugerencias prácticas

Si usted padece de estas cuestiones trate de agregar en la cocina, en sus comidas, las especias cálidas como canela, jengibre, clavo de olor, ají picante y pimienta cayena. Añada varios trozos de raíz de jengibre a su infusión preferida, cualquiera sea esta. 
También puede preparar una infusión con partes iguales de:

  • Corteza o bayas de zantoxilo (si desea conocer las propiedades del zantoxilo presione AQUI)
  • Bayas de espino de albar
  • Añada una rodaja de jengibre

Beba esta infusión tres veces al día, sobre todo y muy especialmente durante el invierno

El ajo también transmite calor y ayuda a desintoxicar y reforzar los vasos sanguíneos para que cosas como las várices (ilustradas en la imagen anterior) no le sean frecuentes.

Que sucede si tengo mala circulación- Baños de pies y manos

Prepare un baño de pies y manos y agregue hierbas o aceites cálidos: jengibre, canela, mostaza o pimienta negra.

Los sabañones por ejemplo son hinchazones enrojecidas provocadas por la exposición al frío. En general aparecen en los dedos de los pies y de las manos. Es importante que protega sus manos y pies, usando guantes y calcetines o medias abrigados (de lana por ejemplo). Use guantes de goma para proteger sus manos cuando lave los platos o si debe meterlas en agua fría con alguna otra actividad doméstica que realice habitualmente. Si los sabañones pican, suavice con ungüento de caléndula o aceite de lavanda. Si la piel no está resquebrajada, aplique ungüento de árnica o de pimienta cayena, o jugo puro de limón.

 

Dejá una respuesta